¿Cuál será el futuro de los actores y actrices con la llegada de la IA?

Foto: Dougal Waters / Vía Getty Images

Con el avance de la inteligencia artificial, se pueden imitar las voces de las personas y crear imágenes en movimiento de estas, una realidad que pone en peligro el trabajo de actores y actrices

Es una nueva era que antes parecía un asunto de Hollywood. La inteligencia artificial es capaz de completar relatos de la literatura universal a través de Chat GPT o de mejorar imágenes del universo que están a años luz de nuestro alcance.

Los usos que se le están dando significan un avance para la humanidad desde la perspectiva de la productividad. El objetivo es hacer los procesos más eficientes y terminar más rápido las tareas sin que la mente humana se implique mayormente. Así, los chatbots pueden crear textos de gran longitud en solo minutos, mientras algunos algoritmos y mecanismos son capaces de dar vida a un sitio web con solo algunas instrucciones.

Asimismo, el mundo del arte se ha visto amenazado, ya que estas herramientas son capaces de imitarlo, tal como hace el generador de imágenes Dall-E 2 de la empresa Open AI —la misma responsable de Chat GPT— que con unos cuantos prompts lanza varias alternativas que copian estilos artísticos y tendencias. Sin tener en cuenta el hecho de que la esencia creativa del ser humano es algo difícil de reemplazar, es la capacidad de discernir por parte de este lo que genera el problema.

En un primer momento parecía que había que esperar al desarrollo de esta nueva tecnología para ver sus estragos. Sin embargo, ya se reportan pérdidas en el mundo del espectáculo.

La copia de la voz y la imagen de los actores

En España el doblaje es algo común. Por ello, los actores de voz son muy requeridos dados los ingentes contenidos para distintas plataformas de streaming y del cine, que tienen que trabajar previamente este aspecto para llegar al público. Como afirma el Heraldo, un diario de Aragón, la inquietud ya se instaló en el sector. Algunos profesionales acusan que sus voces han sido robadas para ser imitadas por compañías de IA, lo que es una afrenta a la propiedad intelectual.

El tema es delicado, porque además se hacen conjunciones de voces de distintos artistas para crear una nueva, aunque esta no goce de los énfasis propios de una voz humana. Los contratos laborales cambian de cara al ahorro al prescindir de un trabajo, y a veces estas concesiones acaban permitiéndose sin que los afectados se den cuenta.

Leer también

En cuanto a la imagen, famoso se ha hecho el video de un Morgan Freeman generado por IA, lo que en el argot se le llama deepfake, donde se simula la apariencia de alguien real. También se imitó a Simon Cowell, agente de talentos británico, y al actor Terry Crews en un episodio de America’s Got Talent. Esto demuestra que se puede lograr esto sin problemas, e incluso incluir en películas a intérpretes fallecidos.

Según asegura La Tercera, en Chile el clima no es de optimismo, aunque se habla de que la tecnología debiese convivir con los métodos anteriores durante un tiempo, sobre todo si puede ayudar a generar efectos especiales en el teatro. Son las emociones humanas, afirma al diario el productor y actor nacional Pablo Díaz, las difíciles de replicar.

Ya que la IA puede implicarse en la escenografía, la historia, el guion y un sinfín de elementos de la industria, solo queda por ver qué pasará con el rol de actores y actrices.

View Comments (0)

Leave a Reply

Your email address will not be published.

© 2023 - NEXT MEDIA CONTENT Y PRISA MEDIA CHILE
Todos los derechos reservados

Ir arriba